Cómo hacer blanqueamiento dental en casa

Blanquear tus dientes es una de las formas en la que puedes lucir la belleza de tu sonrisa mientras que al mismo tiempo cuidas de tu salud bucal y dental. No obstante, a veces blanquear los dientes con tu odontólogo puede ser un poco demandante económicamente, por lo que te ofrecemos algunas soluciones caseras para que puedas lograr dientes más llamativos sin demasiados esfuerzos.

Blanqueamiento dental en casa con fresas

El blanqueamiento dental a nivel profesional tiene ciertos procedimientos que sólo los odontólogos y los profesionales en la salud bucal pueden aplicar de forma correcta y precisa. No obstante, puedes recrear un blanqueamiento dental con productos totalmente caseros y que tienen resultados muy buenos o parecidos a los que lo haría un dentista profesional.

Entre los pasos a seguir, necesitarás los siguientes ingredientes:

  1. 1 fresa madura
  2. ½ cucharadita de bicarbonato de sodio
  3. Cepillo dental
  4. Agua

El procedimiento para hacer un blanqueamiento dental de forma efectiva y eficaz con los ingredientes mencionados anteriormente es el siguiente

  • En un vaso, aplasta la fresa (preferiblemente con un mortero que lo puedes encontrar en tu cocina) y mezclar la ½ cucharadita de bicarbonato de sodio. Se debe mezclar muy bien, por lo que el tiempo de mezcla debería de ser entre 1 minuto o 2 minutos a lo sumo.
  • Una vez realizado esto, puedes empapar esta mezcla con tu cepillo de dientes. Cepíllate de forma regular y normal tal como lo harías si tuvieras pasta dental.
  • Es recomendable que, para que el efecto sea más duradero, hacerlo unas 2 o 3 veces seguidas, de esta forma los dientes se tornarán blancos. Otra forma efectiva y eficiente que puedes realizar es mezclando la mezcla con la pasta de dientes, de esta forma el fluor y la mezcla se combinan para obtener un mejor resultado.
  • Una vez realizado el blanqueamiento dental casero, tomar agua y hacer gárgaras. Se debe hacer este procedimiento por algo más que 2 o 3 veces al día y listo, ya puedes disfrutar de tus nuevos dientes blancos.

La fresa tiene un ácido llamado ácido málico que, en combinación con el bicarbonato de sodio, puede blanquear los dientes o matar a todas las bacterias dentro de tu boca. También es una forma bastante natural de evitar las enfermedades dentro de la boca y tener los dientes altamente saludables mientras que al mismo tiempo ahorras dinero.

 

Otros ingredientes caseros que puedes usar para blanquear tus dientes

Aceite de coco: este elemento es excelente para blanquear tus dientes de forma casera sin demasiados esfuerzos. Funciona especialmente para aquellos casos en los cuales los dientes están amarillos por demasiado cigarrillo o café. De igual forma, elimina la placa y las bacterias, así que te ayudará a tener un mejor aliento. Lo que debes hacer es colocar una cucharada en tu boca, cepillar durante diez minutos y luego cepillar con crema normal. Puedes hacerlo dos veces por semana.

Vinagre de manzana: este es otro elemento que te ayudará a tener una sonrisa blanca y para prevenir las manchas dentales. Lo que debes hacer es frotar vinagre en los dientes durante unos diez minutos y enjuagar con agua. A continuación te cepillarás con la pasta normal. Cabe destacar que este elemento no lo puedes usar todo el tiempo, sino una vez al mes. Es muy abrasivo y puede generar efectos contraproducentes o dañar tu esmalte si se abusa de él.

Cúrcuma: la cúrcuma es un elemento que se puede emplear tanto para hacer tratamientos exfoliantes en tu piel, como para blanquear tus dientes de forma casera. Puedes combinarla con aceite de coco y con bicarbonato y hacer una pasta de dientes especial con la cual te cepillarás por aproximadamente dos minutos. No debes usarla más de una vez al mes, puesto que genera efectos abrasivos si se abusa.

Piel de plátano: la cáscara del plátano puede ser de mucha utilidad para hacer blanqueamientos caseros. Lo que debes hacer es simplemente agarrar las cáscaras y frotarlas sobre los dientes por aproximadamente dos minutos. Luego espera unos diez o quince minutos antes de cepillarlos con el dentífrico normal. Puedes hacerlo dos veces a la semana y notarás la diferencia en muy poco tiempo.

Blanqueamiento con limón: el limón es una fruta de gran importancia por todas sus propiedades. Tiene altos niveles de ácido y su cáscara te puede ser de mucha utilidad para lograr unos dientes blancos y saludables. Puedes hacer dos cosas a modo de tratamiento; usar el jugo directamente o frotar la cáscara. Debes tener cuidado con este método y no utilizarlo demasiado, puesto que puede dañar tu esmalte debido al alto poder de su ácido. Máximo una vez por semana.

Zanahorias: este magnífico vegetal puede serte de mucha utilidad si lo consumes crudo. Simplemente consúmelas bien lavadas y sus propiedades ayudarán a blanquear tus dientes. Otros elementos que te ayudarán de la misma manera son el apio y las manzanas. Además son saludables para el cuerpo en general.

 

Un gran blanqueador, el bicarbonato de sodio

Las propiedades del bicarbonato de sodio son infinitas y te permiten tener dientes fuertes y sanos a través de procedimientos seguros y poco abrasivos. Protegerá tu esmalte y a la vez te ayudará a eliminar las manchas. Simplemente debes colocar un poco de bicarbonato suavemente en tus dientes y posteriormente enjuagarte con agua. Notarás la diferencia desde la primera puesta.

El bicarbonato no solamente ayudará a blanquear tus dientes, sino que también te permitirá matar a las bacterias que se encuentran en tu boca. Es de mucha ayuda para quitar la placa y para evitar el mal aliento. Algo que puedes hacer también es colocar un poco de bicarbonato de sodio en tu cepillo dental junto al dentífrico regular.

 

Come productos con calcio para ayudar a tus dientes

Algo que te puede ser de mucha ayuda es utilizar productos con calcio para ayudar a tus dientes a estar fuertes. Puedes consumir lácteos o quesos con moderación y estos te permitirán tener una sonrisa más saludable sin demasiados esfuerzos. Otra de las cosas que puedes hacer es que, a la hora de consumir refrescos, café o té, utilices una pajita, para evitar el contacto directo con la dentadura.

 

Un elemento de gran utilidad para tu dentadura: el peróxido de hidrógeno

Una sustancia no tan conocida como el bicarbonato, pero que es de gran ayuda para tu dentadura es el peróxido de hidrógeno. Puedes hacer unas cuantas gárgaras en combinación con el bicarbonato o también mezclar ambas sustancias y hacer una pasta de dientes personalizada.

 

Otras sustancias no tan comunes que te ayudarán

Aparte de todos los elementos antes descritos, puedes intentar cepillarte con un poco de jabón sin olor, ya que estarás removiendo mayor cantidad de sarro y de gérmenes que con tu pasta de dientes habitual. Otro elemento casero que te puede ayudar son las hojas de laurel, las cuales puedes masticar y restregar por tu dentadura con naranja.

Por último, si después de cada comida bebes agua puedes lograr que tus dientes se preserven por mayor cantidad de tiempo. Recuerda cepillarlos y pasarles el hilo dental para conservar la higiene y realiza estos procedimientos con el cuidado que ameritan de acuerdo a la sustancia que elijas, a fin de mantener tu esmalte correctamente y lograr los resultados deseados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *